La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó en fecha 28 de febrero de 2005 la resolución 1459 de su Consejo de Seguridad.

En esta resolución es fruto de la preocupación por la conexión entre el comercio ilícito de diamantes en bruto y la intensificación de los conflictos armados. En definitiva una resolución contra el tráfico de diamantes de sangre, obtenidos de zonas de guerra.

Este tráfico ilegal contribuye a la proliferación de armamentos que agravan aún más estos conflictos y que, al mismo tiempo, es el causante de violaciones continuadas de los derechos humanos.

En la actualidad continua siendo indispensable que se sigan adoptando medidas para frenar el comercio de diamantes de zonas de conflicto, garantizando su origen y que, además, no han sido extraídos ilegalmente, ni con procedimientos que atentan contra los derechos humanos.

Esta es la razón por la que algunas marcas de joyería, como la alemana acredo, forman parte de la Responsible Jewellery Council (RJC), que garantiza que todos los diamantes de sus creaciones proceden según la Resolución del  Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó en fecha 28 de febrero de 2005 la resolución 1459 de su Consejo de Seguridad.

En esta resolución es fruto de la preocupación por la conexión entre el comercio ilícito de diamantes en bruto y la intensificación de los conflictos armados. En definitiva una resolución contra el tráfico de diamantes de sangre, obtenidos de zonas de guerra.

Este tráfico ilegal contribuye a la proliferación de armamentos que agravan aún más estos conflictos y que, al mismo tiempo, es el causante de violaciones continuadas de los derechos humanos.

En la actualidad continua siendo indispensable que se sigan adoptando medidas para frenar el comercio de diamantes de zonas de conflicto, garantizando su origen y que, además, no han sido extraídos ilegalmente, ni con procedimientos que atentan contra los derechos humanos.

Esta es la razón por la que algunas marcas de joyería, como la alemana acredo, forman parte de la Responsible Jewellery Council (RJC), que garantiza que todos los diamantes de sus creaciones proceden según la Resolución del  Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Además, formar parte de esta organización internacional, garantiza que todos los proveedores con los que trabaja la marca acredo, distribuida en España por Staring (www.staring.es), tienen que cumplir unos códigos de buenas prácticas en relación con el medio ambiente, la ética empresarial y los derechos humanos.

En la actualidad la RJC está orientada a que sus empresas asociadas aborden las mejores prácticas entorno a la sostenibilidad y se alineen con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Más información: www.responsiblejewellery.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *